La Poderosa


A hora la ronda del Fútbol Popular by hastalavictoriasiempre
29 abril 2009, 8:01 pm
Filed under: La Poderosa en Tucumán

  

ronda3Un nuevo sábado de fútbol en el campito popular de Yerba Buena. El juego estaba bonito, la práctica tranquila, al igual que el clima de la tarde. Ale tocaba con Sofi. Miguel gambeteaba a Carlitos, pero chocaba contra Darío. Bebi la recuperaba y asistía a Mariano, que se la pasaba a Osvaldo, taquito y Tubi quedaba desparramado por el piso después de la gran definición de Elías. Jorge la iba a buscar adentro del arco para sacar. Hasta que apareció Mochi, que quería sumarse a alguno de los dos equipos. Con el partido, las pulsaciones iban más rápidas que el reloj del recién llegado. Las respuestas fueron inmediatas: que no juegue para ninguno. Así estamos bien. Vamos parejos. Llegó a cualquier hora. Es muy morfón.

 

La negativa no tardó en volverse ronda y la ronda en discusión en busca de consenso. Si bien en principio la argumentación era matemática y se basaba en el posible desequilibrio del encuentro, luego derivó en temas de horarios y de respeto por el compañero. Además, hubo reclamos sobre alguna reacción y también sobre formas de jugar individualistas.

 

reloj5Cualquiera puede tener un problema y faltar o llegar tarde, pero éste es el espacio para plantearlo. Para eso, nuestro fútbol es popular, lo hacemos entre todos y para todos. Por eso, necesitamos que participemos en conjunto, porque, colectivamente, es más fácil encontrar soluciones. La reflexión se hizo larga y sustanciosa. Al igual que cuando alguien la saca sobre la línea, la connotación mala del rechazo siempre puede transformarse; se volcó en aprendizaje. Mochi escuchó, aceptó los reproches y reconoció que había llegado tarde, que es un poco calentón y que a veces le cuesta soltar la pelota. Del error, la crítica y la autocrítica, se construye y nace el compromiso. Ese compromiso que esperamos de Mochi el próximo sábado en Campo Norte a las 18 clavaditas. Para seguir jugando en equipo.

 



Sumando en apoyo popular by hastalavictoriasiempre
28 abril 2009, 5:01 pm
Filed under: La Poderosa en Buenos Aires

apoyo-11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El reloj todavía no daba las cinco y el comedor de Iriarte se preparaba para recibir a quien quisiera aprender, enseñar y compartir colectivamente, como cada miércoles a la tarde y cada jueves a la mañana en Zavaleta. Los chicos impacientes ya se iban haciendo notar y ella se asomó por la puerta corrediza. No respondió al “¿cómo te llamás linda?”, ni tampoco al  “¿venís a apoyo?”, y se fue como había llegado, en silencio. En la sala llena de mesas y sillas y libros, de a poco, también se empezaron a multiplicar los chicos que se acomodaban entre lápices y cuadernos, mientras algunas mamás querían inscribir a sus hijos y se sorprendían al enterarse de que no hacen falta formalidades ni formularios. “Pero no trajo nada”, advertían. Tienen que estar ellos, lo demás no importa.
 
apoyo2En algún momento ella volvió. Ahora estaba sentada, entre los chicos y las diferentes tareas, con un cuadernito en la mano. Seguía en silencio. Fueron varios los intentos de hablar con ella hasta que apenas movió sus labios casi sin pronunciar Rocío me llamo.
Se iba colmando así la capacidad de la salita, no tan grande en dimensiones pero enorme en contenido. Se acercaban nuevas caras, las más grandes preguntaban por el cupo. Acá hay lugar para todos y si no hay, lo inventamos. Nos vamos haciendo más chiquitos para que podamos hacernos más grandes. Se quedaron las chicas practicando fracciones. Sumamos con Rocío. Sumamos números y palitos. Mates y galletitas. Sumamos sonrisas y confianza.
 
De a poco la sala se fue quedando vacía, aunque seguía repleta. Rocío fue la última en irse. “¿Hay apoyo mañana?”, preguntó. “Mañana hay hasta el mediodía”, escuchó primero dubitativa, pero se entusiasmó cuando se completó la respuesta: “Si sólo podés venir a la tarde, te esperamos el miércoles que viene”. La esperamos a Rocío y esperamos a todos lo que quieran venir a sumar. Sumamos aunque restemos, multipliquemos, dividamos, escribamos o pintemos. En apoyo escolar y popular, todos sumamos.

 

 



Man, frenemos un touch: ¿en cue stamos pensando? by hastalavictoriasiempre
26 abril 2009, 10:06 pm
Filed under: En cuesta ascendente



Nacida del convencimiento by hastalavictoriasiempre
24 abril 2009, 2:58 am
Filed under: Por la ruta del Che

 

Nacidos del convencimientoLa moral en su sentido heroico es esa fuerza combativa, esa fe en el triunfo final y en la justicia de la causa que lleva a los soldados a efectuar los más extraordinarios hechos de valor (…). 

Entre los dos tipos de moral, la moral ética y la moral de lucha, hay un nexo de unión que las convierte en un todo armónico: la disciplina. Hay distintas formas de disciplina pero fundamentalmente, hay una disciplina exterior al individuo y otra interior a él. Los regímenes militaristas trabajan constantemente sobre la exterior. También aquí se notaba la enorme diferencia entre dos tipos de ejércitos; el de la dictadura, practicando su moral, su disciplina cuartelaria, exterior, mecánica y fría, y el guerrillero, con su notable disciplina exterior grande y una interior grande; esto rebaja automáticamente su moral de lucha. ¿Lucha por qué y para qué? ¿Luchar por mantener ciertas prebendas de nivel íntimo en el soldado? ¿El derecho a expoliar, a cobrar por la bolita, a tener algunas participaciones en la valía, el derecho a ser el ratero uniformado? Pero por ese derecho la gente no pelea sino hasta un momento determinado; hasta que se le exige el sacrificio de la vida…

Del otro lado un ejército con una enorme moral ética, una disciplina exterior inexistente y una rígida disciplina interior, nacida del convencimiento. El soldado rebelde no bebía, no porque su superior lo fuera a castigar, sino porque no debía beber, porque su moral le imponía el no beber y su disciplina interior reafirmaba la imposición de la moral de ese ejército, que iba sencillamente a luchar porque entendía que era su deber entregar la vida por una causa“.

 

Ernesto Che Guevara, “Moral y disciplina de los combatientes revolucionarios”.

 

 



Algo está por pasar, algo está por venir by hastalavictoriasiempre
23 abril 2009, 5:56 pm
Filed under: La Poderosa en Buenos Aires

 

Fútbol Popular - Temporada 2009

 

Se termina la prórroga, empiezan los nervios, continúan las ganas y no parece que los motores se hayan apagado durante este lapso. Todavía perdura en el  aire la emoción de la última jornada del 2008 en la que todos los equipos de todas las categorías de todos los barrios fueron los ganadores de la liga. No se borra de ninguna carita. Tampoco el intercambio de mitad del año último con los chicos de Tucumán, ni el mensaje de Eber, ni la entrega de premios con el Colorado Sava, ni las corridas de calidad olímpica, ni las grandes y lindas canchas del predio, ni los talleres, ni los viajes en bondi hasta Ezeiza, ni los encuentros entre todos los barrios que conforman esta gran liga de unión y solidaridad.

 

Goyco y el Fútbol Popular

 

Ya se acerca el comienzo. Otra vez rodará la pelota y empezará los tacos, las gambetas y los caños; se continuarán y fundirán los abrazos, las sonrisas, los sueños de un barrio con otro. Tercer año consecutivo de la liga de Fútbol Popular. Increíble por lo que costó, imposible de romper por los fuertes lazos que la sostienen: los pibes y pibas de Retiro, de San Miguel, de Zavaleta, de San Telmo, de San Blas, de Tigre, de Once, de la comunidad Qom y de las manos anónimas y voluntarias que, organizadas, jornada tras jornada destinan su tiempo y fuerza para que ese día sea una verdadera conjunción de educación popular, de integración, de compromiso y de fortalecimiento barrial.

 

Ramón Cabrero y el Fútbol Popular

 

Nuevamente asomarán las rondas de reflexión previas y posteriores a los partidos y el consenso de las reglas entre los chicos como punto de partida para agigantar el respeto. Esta fiesta deportiva y cultural, avalada por la Convención Internacional de Ginebra como uno de los ocho proyectos populares más destacados del mundo, entra en su recta final para arrancar esta nueva temporada.  

Cada vez falta menos… El 25 de abril será la primera del 2009 para no parar hasta fin de año. Ya se escucha y se siente el griterío de los pibes y pibas ansiosos por volver a verse para compartir una cancha, un taller, una comida, un día, un sueño, una utopía. La misma de todos.

 

El Colo Sava, Krupo, el Vasquito y el Fútbol Popular

 

 



Zavaleta tiene Ángel by hastalavictoriasiempre
22 abril 2009, 12:00 am
Filed under: La Poderosa en Buenos Aires

 

Ángel Cappa en Zavaleta

 

Llegó a Zavaleta cuando empezábamos con la ronda para ver cómo organizábamos entre todos el entrenamiento atípico de domingo y, a pesar de que ya habíamos terminado de desayunar, algunos se desayunaban de la sorpresa que ya estaba en camino. Antes de que lo viéramos desde el centro del potrero, mientras caminaba hacia la canchita, Ángel Cappa le preguntaba a uno de los vecinos sobre una situación puntual del partido en el que Huracán, el día anterior, una vez más había arrasado con un buen fútbol que no sólo aparece de a ráfagas. El vecino le respondió como si lo viera todos los días, como si Cappa fuera uno más del barrio. Es que ese vecino de Zavaleta trabaja en el mismo club y lo ve, si no todos los días, con bastante frecuencia. Lo primero que contó quien conduce a sus equipos por el camino de la pelota al ras del piso, pero con un juego de alto vuelo, después del “Olé, Olé, Olé, Olé, Ángel, Ángel” unánime, fue que él nació en un barrio muy parecido a Zavaleta: “Nunca dejé de ser la misma persona que jugaba en el potrero, que soñaba con jugar en el club de mi barrio, como a muchos les debe pasar con Huracán. Por eso, hoy vengo y me siento como en mi casa, hablando de fútbol con los vecinos y viendo jugar a los pibes en la canchita”. Por eso, uno más del barrio.

 

Angel Cappa en Zavaleta2Y ahí le bajaron la bandera de largada a un viaje desde la experiencia hasta las ilusiones, recorriendo en colectivo diferentes primaveras. El andar vertiginoso de la imaginación sobre el relato apasionado de Cappa daba la impresión de encontrar a cada paso una nueva estación, porque cada vez que había terminado una frase parecía que habíamos arribado a la mejor conclusión, pero enseguida continuaba y era claro que el trayecto seguía. Cappa sabe que llegó a jugar y dirigir en Primera, pero que no todos tienen la misma suerte, y que eso no es casualidad. Cada vez está más seguro, se lo demostraba la mañana del domingo en Zavaleta, de cuál es la tierra en la que germina el fútbol. “Jugadores como Maradona o como Messi salen de barrios como éste, y lo importante es que tanto ellos como los que no somos cracks tenemos que hacer las cosas con ganas. Dejar todo, adentro y afuera de la cancha. También hay que saber que uno no es más que nadie, y que uno solo nunca puede ser más que con los demás. Maradona siempre salió a la cancha con diez compañeros”.

Por más que podamos tener a Cappa, no se trata de tener un superhéroe que nos salve o que se salve solo. “No se puede ser feliz solo. Se es feliz con los demás. No se puede ser feliz si tu barrio está mal. Y tampoco, si los demás barrios están mal”, reflexionaba Cappa, reflexionábamos todos. Poco a poco, se aclaraba nuestro paisaje de la trama barrial, iluminada por las palabras de Ángel y las preguntas de Matías que, con un grabador o un micrófono, bien hubiera pasado por periodista.

 

Ángel Cappa en Zavaleta3

 

– ¿Qué es el éxito para usted, fuera de lo futbolístico?

– Me parece que es más o menos lo mismo adentro y afuera de la cancha. Es esforzarse por hacer las cosas bien, tener siempre humildad y respeto. Ser valiente, pero no valiente en el sentido de hacerse el guapo, pegar una patada adentro de la cancha. Valiente es estar en las difíciles, cuando un amigo tiene un problema, cuando el barrio tiene un problema, estar ahí. Aunque no nos salga, pedir la pelota y tratar de hacer las cosas para cambiar lo que está mal. Para transformar lo que no queremos.

 

Ángel Cappa en Zavaleta4Y seguimos recorriendo el barrio, los barrios, todos sentados junto a Cappa, tema por tema, pregunta por pregunta, recuerdo por recuerdo. Y los vecinos más grandes, entre ellos algunos que habitualmente no se acercaban a los entrenamientos y que cuando Cappa ya se había ido se informaban sobre los horarios de entrenamiento o proponían nuevos talleres, también hacían preguntas o charlaban de fútbol. Y Ángel respondía sobre Pastore y De Federico, hablaba de grandes jugadores, de trabajadores de la pelota, de trabajadores y de la pelota: “Hay jugadores que ganan mucha plata, es cierto, pero ni el que más plata gana, lo hace tanto como las empresas que se aprovechan del trabajo de los futbolistas. Todas las grandes empresas que tienen que ver con el deporte, la televisión… se enriquecen a costa de lo que producen los jugadores. Lo mismo le pasa a cualquiera que trabaja, de todo lo que produce se queda con una partecita y la mayor parte se la queda otro. Pero no nos pueden sacar la pelota. Cuando Pastore tira un caño o De Federico hace un gol después de eludir a cinco, esa jugada, ese gol es de ellos, porque lo hacen ellos. Y es del hincha de Huracán o de cualquier equipo que lo disfruta y lo siente como propio. Y el gol que hacemos en el arco del potrero tampoco nos lo pueden robar”.

 

Ángel Cappa en Zavaleta5

 

Tanta charla y tanto vuelo de Villa Mitre a Zavaleta, le dieron hambre a Angel Cappa, hambre de fútbol. Y hubo muchos con ganas de saciarla, desde la práctica del Fútbol Popular. Mati asumió la mediación. Robin proponía que los laterales fueran con las manos o con los pies. Alan sugería que se jugara cinco contra cinco. Cappa preguntaba si cinco y el arquero o cinco en total. Todos consensuaban que cinco en total. Al costado de la cancha se acercaba un grupo de amigos que suelen estar alrededor de los entrenamientos sin sumarse, para arreglar un picadito el domingo que viene. Arrancó el partido.

Terminó el partido de Fútbol Popular pero no terminó y Cappa se fue pero no se fue. Porque aunque hubo goles y golazos para volar hasta las nubes, la terminal nunca apareció. Porque el viaje a la utopía nunca termina. Porque el grupito de pibes que no se acercaban, el domingo que viene se comprometieron a estar. Y así el colectivo se fue llenando, todos arriba, todos al volante, con reglas consensuada antes de partir. Porque hay proyectos de nuevos talleres. Porque el camino recién empieza. Porque Ángel también se ilusiona colectivamente, con acento a moto: “Los sueños nunca se cumplen. Los sueños siempre se están por cumplir”.

 

 



Libres para elegir nuestra condena: ¿en cue stamos pensando? by hastalavictoriasiempre
21 abril 2009, 3:05 pm
Filed under: En cuesta ascendente

.

.