La Poderosa


¡META TUCUMAN! by hastalavictoriasiempre
28 abril 2008, 2:10 am
Filed under: La Poderosa en Tucumán

 

En el norte cada día somos más subidos a esta moto que recorre, también en Buenos Aires y en Córdoba, kilómetros y kilómetros de lucha, en busca de una transformación de esta realidad siempre modificable.

Hoy más que nunca arrancamos con fuerza en Tucumán, teniendo la certeza de que está en nuestras manos el poder para todo…Formamos parte de este viaje hacia un horizonte utópico, con la convicción de cambiar en sonrisas las lágrimas y en valor el dolor.

Cada paso recorrido, palabra dicha, cada acción comunitaria tiene un fin certero, una mirada firme que fortalece el pensamiento colectivo y transformador, que nos afianza como compañeros de una misma causa.

Hablamos de objetivos realistas, de luchas dadas por el hombre del pueblo, la reacción frente al hambre, la injusticia y la incertidumbre del mañana. Objetivos con respecto a cambios concretos que vayan más allá del poder de turno o mayorías que manifiestan indiferencia ante lo que sucede a su alrededor. Seguimos el camino de la madurez partiendo de las condiciones subjetivas para la toma de decisiones, que van conquistando el cambio desde adentro, uniéndose día a día al voluntariado anónimo y aumentando el caudal ideológico a través de la batalla de ideas.

Y es así como cada uno de nosotros forma parte de este motor, que acelera conciente de que el camino es largo, pero en lo paradójico de la vida se acorta, porque la lucha constante hace a la victoria más cercana.

 

Puertas se abren constantemente, y se dignan a dar y recibir. En A.T.A.F,  comedor “Casa del Niño” (Perú al 1400), lunes, miércoles y viernes funcionan ahora espacios de apoyo escolar, de 15 a 17.30, donde la brecha entre el saber y el jugar se hace nada, donde los libros son amigos de las miradas de los niños. Los lunes y jueves, a las 18, la pelota es la sabia consejera del respeto, la libertad y la amistad mediante el fútbol popular, en Campo Norte (Perú al 1400), entre Salta Y Brasil.

En la Fundación “Pro Vera Vita” (Avenida Solano Vera al 900) se suman chicos y otros no tan chicos al imaginario y tan realista mundo del teatro, los martes a las 19. Y así también, nacen amistades al sonido de los redoblantes y majestuosos brillos que encandilan entre el baile y la música de nuestra murga por la identidad, los viernes desde las 18.

En este gran itinerario aparecen los niños del “Barrio Castillo” (Av. Perón y Saavedra Lamas), que disfrutan entre sus actividades del potrero de los sueños y del fantástico vuelo de compartir una pelota, los días sábados. En tanto, en el “Hogar San Agustín” (cerro San Javier),  con andar tranquilo pero seguro, van tomando forma las actividades culturales y formativas.

¿No sabías cómo impulsar tu compromiso comunitario, asqueado de tanta basura heredada? ¿No sabés como hacer para subirte a esta moto, en Tucumán? Fácil. Podés escribir a lapoderosaong@hotmail.com o llamár al (0381) 4251515. Con tus ganas basta para encontrarnos en cualquiera de estos espacios físicos y cotidianos, que acortan el camino, en colectivo.

 

 



ZAVALETA CORRIO POR MIGUEL by hastalavictoriasiempre
4 abril 2008, 1:28 am
Filed under: La Poderosa en Buenos Aires

carrera-de-miguel1.jpg

El trote intrépido y escurridizo de Ronan iba enhebrando las diferentes cabezas comprometidas, hilando una frazada sobre los Lagos de Palermo, un enorme tejido social para proteger a la memoria de tanto tornado antinatural.

Los últimos dos domingos, en Zavaleta, la proximidad de la Carrera de Miguel había servido para hablar de quién fue Miguel. De por qué lo desaparecieron. De por qué hubo tantos Migueles. De por qué la familia de Miguel no puede verlo, ni llorarlo. De por qué la mamá de Miguel se murió esperándolo. De por qué hay decenas de miles de personas que cada año, en todo el mundo, corren por Miguel. De por qué todavía. De por qué nunca más.

Ronan había anticipado de antemano que no iría de paseo a la Carrera de Miguel. No quería participar de la marcha aeróbica de 30 cuadras. Ronan quería correr los 10 kilómetros. Y quería llegar. Y llegó.

Ronan tiene un año por cada kilómetro que corrió. Y de haber transpirado 200 gramos por cuadra, toda su fisonomía se hubiera desintegrado al llegar a la meta. Pero llegó sacando pecho, y del pecho una sonrisa, y de la sonrisa una boca enorme para atacar la botella de jugo. Ahí, en la rondita al costado del hipódromo, lo esperaban sus amigos de Zavaleta, cuando aterrizó 58 minutos después de haber salido. Fue entonces que se encontró con Chichilo, cerquita de Miguel.

carrera-de-miguel2.jpg

El andar cansino y cuidadoso de Chichilo iba reparando en las pequeñas escenas, iluminando los rincones mágicos y abandonados que suelen dejar atrás los que sólo miran al frente mientras corren, los que apenas pueden ver una meta, los que no han probado mirar alrededor.

Los últimos dos domingos, en Zavaleta, la proximidad de la Carrera de Miguel había servido para hablar de quién fue Miguel. De por qué corría hacia muchas metas. De por qué se exigía un compromiso social. De por qué luchaba contra las cosas que estaban mal. De por qué escribía poesías. De por qué la ausencia. De por qué la presencia.

Chichilo había anticipado de antemano que iría de paseo a la Carrera de Miguel. No quería participar de los 10 kilómetros, y más bien se conformaba con vislumbrar por un rato, desde la tutela sombría de una bondadosa copa de árbol, la emocionante vibración de un piso temblequeando por una sociedad en movimiento. Chichilo no quería correr. Y quería ya haber llegado. Pero el arco enorme de la partida, le partió la pachorra. Re corrió tres kilómetros, para volver a ingresar por el arco, sublimemente devenido en un arco de llegada. Y llegó, la hora de la fiaca.

Chichilo tiene un vagón de ternura por cada kilómetro que no corrió. Y de haberle ofrecido esperar a los corredores en la meta, gustoso hubiera cumplido con abrazarlos a todos. Pero no se lo ofrecieron, así que llegó temprano. Y ahí, en la rondita al costado del hipódromo, lo esperaban con un refresco sus amigos de Zavaleta. Fue entonces que se encontró con Ronan, cerquita de Miguel.



NI ENCIERRO, NI APERTURA by hastalavictoriasiempre
1 abril 2008, 12:44 am
Filed under: Cuba va

El zócalo sobreimpreso en el nuevo canal de televisión, una palangana de pus hadadista que dio asilo a los grondonas y los gonzalezoros, lo dice bien clarito: “Llegaron los celulares a Cuba”. El subtitulo, por si acaso, lo refuerza: “La isla sigue afirmando su rumbo a la apertura”.

Hasta ahí, más de lo mismo. Putrefactos los oídos de escuchar hasta el hartazgo la palabra “transición”, poco han escuchado de la retractación, cuando Raúl anunció que cada medida trascendental la consultaría con Fidel, pero fue entonces que entró a escena el nuevo denominador común de Cuba en los medios de desinformación argentinos: “La Apertura”.

Es muy bueno. Habría que darlo en los colegios. En medio de la despampanante decoración gráfica en la pantalla, por arriba, por abajo, por atrás, como un kamasutra del televisidio, y tras cerrar con formalismo religioso el pomposo anuncio del muñeco recitador de noticias, que jamás se detendrá a analizarlas un poco, apareció por fin un cubano en escena, la única palabra cubana de todo el informe, que por ser una sola, bien podrían haberla elegido entre miles, o haber sido circuncidada a gusto y conveniencia, como nos tienen acostumbrados. Pero no, esta vez ni siquiera se tomaron la molestia. Mandaron una sola entrevista al aire, para sostener “la apertura” de Cuba a la epidemia del capitalismo salvaje, una sola, apenas una boca cubana como referencia de la gran noticia.

 

Una entrevista, y una pregunta: “¿Qué siente ahora que puede llevar un celular”, indagó la cronista, con la voz recia de una investigadora conciente, como si estuviera librando la campaña libertadora contra los que la explotan para que hable sin pensar. “Pues muy bien”, respondió el cubano. Y la periodista asintió entonces con una sonrisa. Quizá no haya escuchado lo que vino después. O quizá no lo haya entendido. “Muy bien, realmente, es un placer estar a la par del desarrollo tecnológico del mundo, y esto se lo debemos a la revolución. Este celular que tengo, la revolución me lo ha dado”.

Obviamente, las noticias subsiguientes de la isla siguen hablando de apertura. Todos los medios, todos los días, hablan de apertura. ¿Cuál es la apertura de un pueblo que accede a los avances tecnológicos, sin negociar lo que nunca ha negociado, enteramente inmerso en su resistencia histórica y heroica? ¿Por qué no hablan de apertura al socialismo, cuando los gobiernos satélites del imperialismo en el tercer mundo, columnas que sostenían al Plan Cóndor, empiezan a doblar a la izquierda, con políticas de pseudoinclusión y banderas de derechos humanos para que no se los coma el fervor revolucionario que quisieron aplacar con los Batista, los Pinochet y los Videla? ¿Qué cosa tiene que ver el capitalismo del que hablaba Ford, ése de los obreros capaces de comprar con su salario los autos que producían, con éste actual, donde la mano de obra explotada de los supermercados no recauda lo suficiente como para comprar la carne o la leche para sus pibes? Después de 49 años agazapados a la espera de hallar algún punto para poder relacionar al socialismo cubano con los improperios stalinistas, ¿no será hora de  reconocer que el analfabetismo cero y los desarrollos en salud, de un país bloqueado económicamente, son más relevantes que los modelos de la telefonía celular? ¿Y si no lo reconocen así, no sería justo destacar que la telefonía celular ha llegado después de algunas necesidades básicas satisfechas? Nos hemos cansado de pedir desde esta misma plataforma y varias más, que si tanto confían en el declive del modelo cubano, lo dejen morir. No más bloqueo, no más boicot, no más prisión para los 5 héroes. Con bloqueo y con boicot, esa isla exporta salud y educación donde exportan muerte los que se dicen enviados de Dios y combatientes del terrorismo.

 

La Poderosa tiene su base en Latinoamérica, y encuentra en Cuba un faro de esperanzas cada día. Raúl no es Fidel, porque Fidel, es Fidel. Raúl es Raúl, y gobierna a una isla concientizada, que puede elegir su rumbo sin que anden bregando por su libertad los que no han sabido resolver la desnutrición infantil de sus propias tierras, con infinitos recursos más, divisas adquiridas a cambio de una dignidad que Cuba no negocia. En el rumbo que tome el pueblo cubano, verá huellas de luz el espíritu de La Poderosa. Y mientras quieran vendernos apertura y confrontaciones, seguiremos levantando más alto y más alto, la bandera que supo clavar el Che. Pues si ahora dicen que Fidel se pelea con Raúl, mediante las columnas de Granma, en las que sólo insta al pueblo a no comprar la apertura que las multinacionales de la comunicación pretenden imponerle, más vale que empiecen a rectificar los 49 años de propaganda contrarrevolucionaria, mediante la cual estos mismos medios que difunden la supuesta disputa de poder, le han sembrado al mundo la idea del periodismo abiótico y esclavo en la isla, en vez de profundizar en cuál sería un mejor camino para responder al bombardeo mediático imperialista, con una plena libertad de prensa. Pues titulen ahora, que Fidel y Raúl discuten por “la apertura”, pero que no se les olvide poner otro título al lado que diga: “Nos equivocamos: en Cuba se puede discutir”.

 

Quizá sea que Granma responde a Fidel. O quizá sea que Raúl en realidad aceptó tomar un fúsil contra la dictadura de Batista, y alimentar el liderazgo de su hermano, y soportar la expropiación de las tierras de su familia, porque estaba esperando a ser un septuagenario que pudiera lucirse ante las cámaras del mundo, echando por la borda la dignidad inmortal del pueblo cubano. Nosotros confiamos en Raúl, porque en Cuba gobierna el pueblo cubano. Y el pueblo cubano, alimentado y educado, es el mejor legado de nuestro compañero Fidel.