La Poderosa


Tiempo de sueños, sin dormir by hastalavictoriasiempre
23 julio 2008, 3:36 pm
Filed under: La Poderosa en Buenos Aires, La Poderosa en Tucumán

No es un texto para contar una historia, ni para intentar expresar qué cosas nos pasan. Es apenas, un texto para abrazarnos y para gritar, como se grita un gol. Y es un texto que sale así, como las fritas, como los impulsos, como los abrazos. Sale rápido, porque así estamos viviendo estos días: rápido, a mil, con la piel de gallina y las patas de avestruz. ¿Por qué? Porque 30 pibes del Fútbol Popular de Tucumán estarán en Buenos Aires, desde el jueves hasta el sábado, alojados en Once, para conocer el obelisco y la Plaza de Mayo, el cine y el subte, a Eber Ludueña y a Rodrigo Palacio, a la Bombonera y al potrero de la 31. Integrados, compartirán su estadía, haciendo de anfitriones todas las organizaciones del Fútbol Popular. Y el sábado, después de la cuarta jornada del año en Buenos Aires, donde participarán 450 chicos, la delegación de Tucumán partirá nuevamente hacia Yerba Buena, con un acompañante: la delegación de Buenos Aires, compuesta por 30 jóvenes.
Un micro, y 60 ilusiones. Allá acamparán juntos, compartiendo días y noches, hasta el miércoles 31 de julio, para conocer la Casita de Tucumán y la lunita tucumana, la reserva de Orco Molle y el microcentro, el césped de Yerba Buena y la peatonal de San Miguel, el cerro San Javier y los potreros a su sombra.

Barrios de Buenos Aires y barrios de Tucumán están dándole vida a esta semana de locura sin sueño, de sueños sin locura, con la fuerza que crece desde el voluntariado anónimo, con mil manos que empujan porque quieren llegar, sin fotos, ni campañas de por medio. Cada día, estamos más convencidos de no alquilar el trabajo comunitario para marquesinas publicitarias, ni púlpitos personalistas, porque siguen sumándose músculos que apuestan a transformar esta realidad, desde la garantía que ofrece el respeto de su rol protagónico a los únicos artífices de la transformación: los barrios, los pueblos.
Por todas esas manos, las que hicieron posible cada entrenamiento barrial, cada gesto de compañerismo, cada riego de amistad, cada gestión de transporte, cada bolsa de dormir, cada pelota, cada jornada de fútbol popular, cada comida, cada paseo, cada reunión semanal, cada esperanza, estamos acá, viviendo una semana inolvidable, que dejará fogón, sonrisas, recuerdos y, sobre todo, fuerza, fuerza para no parar nunca más.



De Zavaleta, para Zavaleta by hastalavictoriasiempre
17 julio 2008, 6:11 pm
Filed under: Entrevistas

 

 

Seba, el terrible, solía llegar media hora tarde al fútbol de los domingos. Se metía de prepo en la cancha y, cuando se aburría, dejaba de tirar caños, para tirar piedras. Horacio era chiquito. Caía puntual, junto a su hermanita, y a los diez minutos de entrenamiento, ya estaba enojado por algún motivo. Franco era tranquilo y no hablaba mucho. Bajo los rayos de sol o los rayos de lluvia, estaba ahí, siempre. Matías se asomaba como posible referente de un montón de chicos, que se asomaban como posible equipo, social y deportivo. Su presencia ya pesaba, y su ausencia también. Alan, en cambio, no faltaba nunca, pero de vez en cuando se encaprichaba. Se empacaba, como un bebé.

A veces, había domingos de mucho fútbol y poca charla. Otras, alta charla y bajo fútbol. Una semana, por qué nos juntamos. Otra, por qué nos peleamos. Un entrenamiento, compromiso. Otro, compró misa. Poco a poco, el ritual de pensar a Zavaleta trabajando en equipo, conociéndonos desde pibes y con la excusa del fútbol, empezó a ser una realidad cada vez menos vulnerable a los antojos del azar, el clima o las manos ajenas al barrio. De los encuentros para conocernos, salieron reglas para divertirnos, y de ahí, nació una identidad, el Fútbol Popular de Zavaleta.  

La camiseta es rayada, blanca y negra, “porque somos blancos y negros”, como argumentó el coreano a los 8 años, hoy arquero de Infantiles, a los 11. Y el escudo, “tiene las franjas y las iniciales”, como lo pintó Eliseo a los 9 años, hoy volante de Cadetes, a los 12. Sin interrumpir jamás la propuesta de encontrarnos a jugar y pensar, para seguir buscando soluciones consensuadas, adentro y afuera de la cancha, llegó el mar, llegaron los amigos, llegaron las pelotas, y llegó el 2008.

 

 

 

Hoy se puede pasar, de lunes a viernes, o cualquier domingo, por la canchita de Iriarte y Zavaleta, para conocer cómo sigue esta historia. Todos los días, hay entrenamiento. Y Seba, el terrible, terriblemente comprometido, es ahora entrenador de Mini: “Los chiquitos no se cansan nunca, es increíble, pero me gusta ir cada lunes a entrenarlos. Y los domingos ya me levanto solo, a las 9”. Horacio, también devenido entrenador de Mini, pero abocado los días jueves, ha crecido y ya sólo se enoja si no se respetan las reglas de juego.  “Yo pienso que nuestros compañeros nos eligieron porque nos vieron responsables para ocupar este lugar. El equipo creció mucho en todo este tiempo, porque antes no éramos tan solidarios entre nosotros. Capaz andábamos unos por allá, otros por acá… Y hoy estamos mucho mejor, más tiempo juntos”.

También Alan cambió sus días, desde aquellos domingos de capricho, y el que se empaca ahora es su bebé. Ni bien llegado de trabajar, pasa por casa para verlo, y sale corriendo para la canchita, donde lo esperan muchos pibes más, de Infantiles y Cadetes. “Me vienen buscar si no llego temprano… Y aunque la práctica de los miércoles empieza a las seis, capaz me tocan timbre a las cinco, pero me gusta esto, porque acá me distiendo. Me parece que los chicos nos eligieron como entrenadores a nosotros porque somos responsables y le ponemos ganas, para unir más a todos. Hace mucho éramos diez, y hoy somos más de cien. No alcanzan las canchas… Antes nos agarrábamos a las piñas y ahora nada que ver. Ya nos damos cuenta… Día a día vamos creciendo más, y de una forma u otra somos un equipo. No da para pelear entre nosotros”.

Físicamente, Mati cambió poco y sigue siendo tan referente de sus compañeros como lo era cuatro años atrás. Lo que cambió fue su compromiso. “¿Qué puedo decir? Me enorgullece ser parte de todo esto, como entrenador de Juveniles los viernes, además de ser jugador de Mayores. Poco a poco, va creciendo todo… La cantidad de pibes, los entrenamientos, los materiales, las jornadas. Y en la liga hay otros equipazos por suerte, muy buena gente”.

Franco todavía habla poco. Nada para hacer enemigos. Mucho más para hacer amigos. Y bajo el rayo que sea, sigue firme ahí, como el primer día. “Voy contento a entrenar a los Mayores”, dice, pero Mati completa la información: “Contento no, va con tremenda cara de feliz cumpleaños”. Y entonces Franquito asiente, y remarca que “cuando empezamos, éramos poquitos, y ahora los martes a las siete ya somos una banda esperando para arrancar. Hay muchos que están desde las seis y media. Una emoción tienen…”.

Cada domingo, a las 10 de la mañana, el Fútbol Popular de Zavaleta se junta a desayunar, en la canchita de Iriarte. Y a las 11, hay entrenamiento de todas las categorías, como siempre. “Lo que nos falta, es invitar a más chicas, para que esto sea cada vez más grande y nos reconozcan todo lo que estamos haciendo”, dice Matías, en reunión de entrenadores. “Sí, porque al físico le estamos dando duro –aclara Franco-. Esta semana, nos matamos corriendo”. Horacio, cada vez menos chiquito, los mira y deja gotear eso que poco a poco se va chorreando por las línea de fondo en la vieja canchita de Zavaleta, junto a la parada del 70: “Ojalá, acá, podamos hacer un club”.

 

 

Un club deportivo, siempre es social. Si caben dudas, Alan las barre: “De muy chiquitos, habíamos sido campeones en un par de torneos que jugamos y algunos nos conocimos así, escuchando a algún adulto que nos recomendaba no caer en la droga, porque era malo. Pero después fuimos creciendo, y quizá vemos a alguno de los que decía eso, vendiéndola en el barrio. Entonces, es como que te mienten, y después a los pibes les cuesta confiar”.

Matías, Franco, Alan, Seba y Horacio son pibes, referentes del Fútbol Popular de Zavaleta, por el respeto que se ganaron en un potrero, jugando y haciendo jugar. Referentes del barrio, por la legitimidad que se ganan día a día, confiando y haciendo confiar.

 



Mi esperanza, un barrio cordobés by hastalavictoriasiempre
15 julio 2008, 11:21 am
Filed under: La Poderosa en Córdoba

Y la plaza se llenó de nafta, de la mejor, ésa con sabor a cambio y olor a compromiso. Estamos rodando en Córdoba, y la moto ya hizo una parada en la Plaza de la Intendencia. Fue hace un par de sábados, cuando la reunión interprovincial de La Poderosa le sacó chispas a una jornada inolvidable, un puntapié colectivo en esta construcción que se está abriendo camino desde la capital cordobesa. Y llegaron para quedarse, las ganas de hacer, de hacer y de hacer…
Ahora, estamos arrastrando los hermosos efectos de esa plaza, de ese sábado, hasta los barrios y hasta las reuniones de todos los miércoles a las 19. De a poco, van creciendo las fuerzas, y más voces, más manos, más corazones, más fueguitos se ponen al hombro nuestro compromiso, porque en este camino, todos aportamos algo, dejamos algo, perdemos miedos, y ganamos terreno en la lucha por un mundo mejor. Y en cada miércoles, nace y crece con mucha fuerzas algo nuevo, algo creador, mientras los latidos en ronda protegen el núcleo de un proceso que recién comienza en Córdoba, pero que pretende desde su despegue sumar más voluntades, más compromisos, más ganas de hacer, de hacer y de hacer…

Y el último sábado llenamos el tanque otra vez… La versión cordobesa de esta moto alcanzó su hora de arremangarse en diferentes barrios, con el respeto a la diversidad cultural y el compromiso histórico de La Poderosa en el trabajo comunitario. A las tres de la tarde del sábado, en Ciudad Mi Esperanza, los protagonistas salieron a escena. ¿Quiénes? ¿Los voluntarios que bajan de un colectivo acaso? ¿Alguna mano benefactora? No, los vecinos, los pibes, los adultos y los viejos del barrio, las fuentes más confiables de una realidad que no se aprende en la universidad. Y por supuesto también los compañeros de otras regiones, que empujan por la transformación social que soñamos, a la par de los vecinos, asumiéndose actores de reparto de una obra protagonizada por cada barrio. Pretendemos que este último sábado sea apenas un disparador de futuro, que nos hiera de ideas, de gritos, de suspiros y de propuestas, para seguir creciendo. La moto entonces bajará la velocidad el miércoles para compartir la experiencia y resolver en conjunto qué ruta tomar, pero siempre mirando el mapa de la utopías, que ahora también en Córdoba emana ganas de hacer, de hacer y de hacer…



La distancia, hecha pelota by hastalavictoriasiempre
14 julio 2008, 11:16 pm
Filed under: La Poderosa en Tucumán

  – ¿El domingo a qué hora?, preguntó Matías.
– A las 5.
– ¿Dónde?
– En Campo Norte.

Juan es el primero en llegar esta vez y, a la espera de los demás, se sienta al lado del arco, con la pelota acunada entre los brazos. Piensa, divaga, mientras la cancha se va poblando, cuál será su equipo, o si vendrán las chicas, con la mirada puesta en algún lugar de allá lejos… Y de repente el horizonte se llena de miradas a contramano, de pechos, de manos, de pies. Cada vez más grande, va amaneciendo el equipo de Diagonal Norte, y entonces sí, llegó la hora.

Llegó la hora de poner las reglas, para poder jugar, como medio, y como fin. Antes del resultado y de la gaseosa con galletitas que trajo Simpson, estaba lo primero y lo último, jugar. A eso se encontraron, en cancha de Yerba Buena, dos equipos tucumanos con ganas patear para el mismo lado, aunque se vean pateando enfrentados.

“¡Tocá, tocá!”, le grita el Colo a Martín, que no puede escapar de la marca del Rata, gran defensor, pero finalmente lo consiguen y el Colo sale por la banda, chorreando habilidad, hasta el grito sagrado: ¡Goool!

Al igual que en Buenos Aires y en Córdoba, rueda cada día más grande la pelota del Fútbol Popular, en Tucumán. Y entre goles y golazos, seguimos sumando en realidad mil risas y más abrazos.